Reciclaje, un negocio con futuro

Reciclaje, negocio con futuro – Image by rafa2010 via Flickr

¿Cuáles son los negocios con futuro que los emprendedores buscan?

Fervientemente creo que dentro de los negocios con futuro, el reciclaje es rey.  Brasil nos está dando la pauta y ha sido el primer país en el mundo que encontró la forma de reciclar los famosos paquetes tetra-brick en que solemos comprar líquidos como leche y jugos.  Piénselo, se han gastado tantos millones creando la basura de hoy.  En nuestros países, nadie la quiere… millones de dinero en cualquier moneda, listos para ser reutilizados y reconvertidos.  Además, prácticamente, no hay lugar sobre la Tierra que no acumule basura reciclable.  Pero bueno, esas es mi opinión.

En general, para encontrar los negocios con futuro en nuestra área, es necesario entender cuál es la cultura y cuáles son los hábitos de la región donde estamos. Buscamos aquellas actividades que todos hacemos.  Así, al iniciar una empresa trataremos de mejorar o facilitar dichas actividades. Hablamos por ejemplo de actividades para los niños (siempre habrá niños nuevos), servicios para personas mayores (siempre tendremos nuevos ancianos que necesiten un cuidado digno mientras la familia trabaja), servicios de educación, formación y capacitación (para todas las edades), servicios de recreación, servicios de alimentación, servicios de distribución y también servicios de manufacturación.  Todos esos son ejemplos de actividades y necesidades que siempre estarán presentes en casi cualquier sociedad.

Al buscar negocios con futuro, los emprendedores necesitan crear negocios alrededor de estas actividades, pero deben de hacerlo de una manera novedosa.  Si ya existen muchos servicios de transporte de estudiantes, es más difícil poder colocarnos en ese mercado. Por otro lado, es imposible crear negocios de la nada.  Por eso, idealmente, las nuevas empresas deberían buscar ser parte de un proceso, formar alianzas con otras que ya existen.  Por ejemplo, si existen muchos negocios de transporte de estudiantes, un taller mecánico podría ofrecer servicios especializados para esos automotores.  Así, habrá nacido una pequeña empresa sin que su dueño tuviera que reinventar la rueda para lograrlo; eso sí, el suyo sería, indudablemente, uno de esos afamados negocios innovadores.

Por supuesto que se requiere observación y entrenamiento para poder llevar a cabo una idea como éstas.  Tal vez el taller especializado no sea una buena idea, tal vez no sea económicamente rentable.  Hay que recordar que existen pasos para crear una empresa.  Aprenderlos es lo realmente fundamental para los negocios con futuro.