Iniciar una Empresa

Iniciar una Empresa

Iniciar una empresa… el comienzo del universo PYMES

Iniciar una empresa es el sueño de muchos hombres y mujeres alrededor del mundo entero.  Hay países donde el proceso de abrir una empresa es muy sencillo, mientras que en otros es una penitencia completa.  Si bien eso es cierto, una vez iniciada la empresa, hay un gran porcentaje de personas que fallan en su pequeña empresa.

Lo más interesante de todo, es que no tendrían por qué fallar al iniciar una empresa si saben, comprenden, entienden y siguen ciertos pasos para crearla.  No se trata de algo nuevo o un método secreto, sino de un plan bien desarrollado que incluya los aspectos las nuevas empresas en formación deben considerar antes de empezar.  No para convencerse de no empezar, sino para entender lo que se requiere de ellos. Esos son los pasos para crear una empresa; y aplican para todos los casos en que se quiera iniciar una empresa.

Se puede afirmar que la razón por la que tantos emprendedores fallan es por su falta de capacitación.  Esta capacitación no es solo técnica, sino también a nivel personal.  Se necesita un cierto nivel mínimo de desarrollo personal para crear un negocio e iniciar una empresa.  No basta un “me gustaría”.  La superación personal y autoestima, insisto, no pueden menospreciarse si se quiere ser emprendedor.  Iniciar una empresa es iniciar un nuevo capítulo en nuestro desarrollo profesional y laboral, pero sobretodo personal.  Las dos cosas deben ir de la mano para que el éxito llegue.

Si tenemos el aspecto mental claro, necesitamos definir el tema de nuestro negocio.  Si decidimos que venderemos verduras, todo debe estar especificado: nuestros proveedores, nuestros punto de venta, nuestra contabilidad e inventario, nuestros permisos municipales, sanitarios, etc.  Debemos saber cuanto necesitamos vender por día y hasta por hora si queremos prevalecer en el mercado.  Dedicarle un buen tiempo a encontrar nuestro negocio nos evitará muchos dolores de cabeza.

Por eso, no se puede iniciar una empresa sin un plan de negocios bien diseñado.  El plan de negocios nos debe ayudar a encontrar cuáles destrezas debemos adquirir o mejorar.  Por ejemplo, necesitamos aprender a vender y saber cómo llevar la contabilidad.  Luego, si queremos ser una empresa que dure en el tiempo y crezca, necesitamos desarrollar nuevos negocios innovadores alrededor de nuestro negocios principal.  Esa es la única manera de ganarle a la competencia.

Finalmente, al inicar una empresa también necesitamos tener en nuestro radar la diversificación de nuestros ingresos.  El emprendedor debe entender que no puede depender del mismo negocio siempre pues todo cambia.  Hoy somos necesarios para nuestros clientes, pero mañana quién sabe.  El emprendedor necesita renovarse y aprender cosas nuevas.  Iniciar una empresa es una inversión.  Un emprendedor debe decir “quiero invertir” y aprender a hacerlo.