Ideas para Crear un Negocio… Cómo Iniciar con el Pie Derecho

Hay muchas razones para querer iniciar una empresa: económicas (querer ganar más dinero), sociales (no tener jefe), familiares (tener más tiempo con la familia), etc.  Sea cual sea la razón, una de las primeras decisiones que se deben tomar a la hora de empezar nuevas empresas es decidir de qué se tratará nuestro negocio.  En realidad, a lo largo de nuestras vidas, se nos ocurren muchas ideas para crear un negocio; el problema es traerlas a la mente en el momento en que las necesitamos.

Vale hacer una recomendación.  El trabajo se facilita cuando la generación de ideas va alrededor de un tema o necesidad observada.  Luego, lo que se busca es cómo innovar, modificar o mejorar los productos o servicios que ya existen para satisfacer esa demanda.   Una vez delimitado el terreno, buscaremos ideas para crear un negocio.

ideas para crear un negocio

ideas para crear un negocio

Una manera de empezar es tener una lluvia de ideas.  De hecho, este es uno de los pasos para crear una empresa más básicos.  En esta técnica toda idea es buena y se escribe para posterior calificación.  Esto es muy importante.  Queremos cientos de ideas para crear un negocio; no juzgaremos estas ideas al inicio, solo queremos tener cientos de ellas.  Entre más tengamos, mejor.  Esta es una manera en que las mentes y la imaginación de los emprendedores se enciende.

Una vez hallamos logrado una larga lista de ideas, es hora de empezar a analizarla.   Esto se hace agrupando las ideas que se parezcan entre sí. Esta etapa terminará con varios grupos de ideas para pequeña empresa.  Cada grupo es una colección de ideas similares entre sí.

A continuación viene un proceso largo pero indispensable para crear negocios.  Se necesita investigar cada grupo de ideas para averiguar si se trata de un negocio viable.  Se requiere averiguar, por ejemplo, si es técnicamente posible o económicamente posible.  No todas las ideas se convertirán en negocios innovadores.  Por eso es muy importante lograr una abundancia de ideas para crear un negocio, de manera que encontremos el que nos permita tener éxito. Ser emprendedor no es fácil… pero sí que vale la pena.

Nunca está de más recordar que las ideas no bastan.  Necesitamos conocimiento y destrezar para aplicarlos.  Necesitamos aprender a vender y aprender cómo llevar la contabilidad, por ejemplo.  Pero también necesitamos “vacunarno”s contra la adversidad.  Esto se hace trabajando mucho, constantemente, todos los días en nuestra superación personal y autoestima.  De nosotros depende rendirnos o no.  Si estamos mental y espiritualmente fuertes y preparados, podremos desarrollar cualquiera de las ideas para crear un negocio.

Una cosa más.  Al analizar las ideas, no debemos perder de vista que es importante diversificar nuestras inversiones.  Al iniciar, solo podemos invertir en un negocio.  Pero si encontramos varias ideas viables; valdría la pena guardarlas para desarrollarlas luego, cuando estemos más “curtidos”.  Cuando un emprendedor dice quiero invertir, debe hacerlo con aquello que conoce mejor y con lo que se sienta más cómodo.  Luego podra desarrollar más ideas para crear un negocio.