Ser Emprendedor: ¿acepta el reto?

Ser emprendedor, ¿se nace o se aprende?

El reto de ser emprendedor

El reto de ser emprendedor

Esa es la principal pregunta que muchas personas con inquietud emprendedora se hacen.  Es sumamente crítica porque las respuestas que encuentren o les den otras personas podrían impedir poder crear, descubrir o desarrollar su espíritu emprendedor.

Ser emprendedor: ¿qué significa?

Pero, ¿qué significa ser emprendedor?  Para intentar contestar esta pregunta, pongamos el ejemplo de la conducta de un niño.  Típicamente encontraremos su característico poder de observación, su incansable capacidad por hacer preguntas, sus famosas actividades de “pruebas y error”.  Un niño es un investigador…   en resumidas cuentas, eso es ser emprendedor: aprovechar lo que nos rodea, aprender para qué sirve y descubrir como podríamos mejorarlo. Este descubrimiento se convierte en las oportunidades de emprender.  Solo necesitamos ser curiosos, investigadores y generar ideas a partir de ahí.  Algunas formas en las que se puede descubrir ideas que se podrían convertir en emprendimientos son:

  1. Visitando ferias y exposiciones.
  2. Aprovechando conocimientos previamente adquiridos.
  3. Considerar la crisis como una oportunidad. La inexistencia de algún producto o servicio podría ser el negocio que lo haga desarrollar su emprendimiento anhelado.

Generar  ideas permite a la persona dar el primer paso para dejar de ser un emprendedor de papel, que existe solamente en la mente, a ser un emprendedor con iniciativa y en rumbo a cumplir su propósito…  Pero ellas son solo el primer paso.

Existen  ciertas actitudes, circunstancias y vicios propios de nuestro medio, en parte creadas por nuestro sistema educativo, que hay que eliminar para desarrollar un espíritu emprendedor fuerte y creativo.  Algunas de ellas son:

  1. Permitir que otras personas lo desmotiven. Efectivamente en muchas ocaciones, las personas que nos rodean son tan conformistas que les molesta que alguien piense distinto y hacen lo posible por desmotivarlo.
  2. Leer muy poco o casi nada. Eso es fatal para un emprendedor. Haga hábito de la lectura; no cualquier tipo de lectura, sino aquella que le motive a seguir con su idea de negocio. Por ejemplo, lea historias de emprendedores.  Observe el camino de “espinas” que muchas veces significa ser emprendedor. Tales relatos le darán fuerza, ánimo e ideas de como superar los escollos.
  3. Tener una idea y no escribirla. Por el contrario, escriba su idea. Una vez que halla identificado su idea emprendedora, redáctela. Como dice el dicho “las palabras se las lleva el viento”; al escribirla no podrá olvidarla y podrá empezar a definir su misión.
  4. No escribir un plan. Ser emprendedor es más que una idea romántica, es el resultado de actitudes, decisiones  y acciones en un plan bien definido. La disciplina es fundamental.

Si usted se siente retado a ser emprendedor, felicitaciones. Dese el chance.  La gloria espera a los que se deciden a perseverar hasta encontrar el triunfo.

Emprendedores: hora de recibir atención y ayuda

Emprendedores son aquellas personas que pueden iniciar una empresa. Además, se suele creer que el emprendedor nace con habilidades especiales y que, por lo tanto, no cualquiera puede crear nuevas empresas.  Esto no es necesariamente cierto.

La palabra emprendedores debería verse en un contexto más grande. Si bien una de las posibilidades de un emprendedor es crear negocios prácticamente de la nada, esa habilidad es solo el resultado de otras de sus capacidades: los emprendedores exitosos desarrollan una visión de lo que quieren y la llevan a cabo.

Nunca como en este tiempo los emprendedores han recibido tanta atención…¡en hora buena!

Emprendedores

Emprendedores – Image by Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires via Flickr

Ninguna pequeña empresa es algo en sí misma, sino que es parte de algo mayor.  Para los emprendedores, los pasos para crear una empresa son obvios porque pertenecen a un plan mayor que han aprendido a desarrollar. Ahora, si bien es cierto que hay algunas personas que tienen una facilidad natural para convertirse en emprendedores exitosos, todos podemos convertirnos en emprendedores.

En realidad, el emprendedurismo es parte inherente de los seres humanos; una de las razones por las que somos la especie más desarrollada sobre la tierra.   Pero sacar el emprendedor que llevamos dentro requiere esfuerzo.  Que lo requiera es natural.  No se puede disfrutar ningún beneficio sin pagar un precio.

El precio que se paga es el costo del desarrollo personal. La superación personal y autoestima son actitudes y habilidades fundamentales para ser emprendedor. No se puede escribir un plan de negocios sin saber qué tipo de negocio se quiere; no se puede saber qué tipo de negocio se quiere si no sabemos quiénes somos, qué queremos y sobretodo por qué lo queremos.  Los emprendedores lo saben y pagan el precio sin pensarlo dos veces.

Emprendedor Rural: un Héroe a Prueba de Todo

El emprendedor rural solo tiene un camino: el éxito

emprendedor rural

emprendedor rural – Image via Wikipedia

De todos los emprendedores, el emprendedor rural es tal vez el más heróico de todos.  No solo cuenta con poco apoyo y está lejos del poco que existe, sino que también es el que más decepciones ha recibido de programas gubernamentales, por ejemplo.

Pero por eso mismo, si se lo propone y persevera, es quien más seguramente se encontrará con el éxito. Digo esto porque en el tema de iniciar una nueva empresa, en especial en áreas rurales, es muy común que las iniciativas y nuevas empresas fallen por falta de asesoría más que de falta de recursos económicos.  Entonces, aquel emprendedor rural que persevere, que continúe buscando la manera de desarrollar su plan de negocios hasta que llegue finalmente a crear su pequeña empresa, será quien merezca tenerla. La vida no es justa ni en este y ni en muchos otros sentidos… y no tiene por qué serlo.

Emprendedor rurales: dificultades por vencer

Crear negocios para el emprendedor rural tiene sus dificultades.  Está en su determinación y en su visión insistir y buscar hasta lograrlo.  Nótese que digo insistir y buscar; estos verbos implican acción y excluyen la pereza y la resignación.  Nada es gratis. Sin embargo, no debe entenderse con esto que el emprendedor rural deba gastar su fuerza, sus recursos y sus ganas en la primera idea que se le ocurra, o en las siguientes.  Eso no es ser emprendedor.

El emprendedor rural, así como cualquier otro tipo de emprendedor, debe entender que existen pasos para crear una empresa.  Debe tener claro qué es lo que debe hacer antes de empezar.  Todo su esfuerzo y dedicación deben estar enfocados primeramente a encontrar cuáles son esos pasos.  En este punto es donde el emprendedor demostrará de qué está hecho.

Un buen plan de negocios le ayudará a no desviarse de su meta final.  Si no hay una meta final el emprendedor rural simplemente terminará con intentos fallidos en su haber.