Emprendedores son aquellas personas que pueden iniciar una empresa. Además, se suele creer que el emprendedor nace con habilidades especiales y que, por lo tanto, no cualquiera puede crear nuevas empresas.  Esto no es necesariamente cierto.

La palabra emprendedores debería verse en un contexto más grande. Si bien una de las posibilidades de un emprendedor es crear negocios prácticamente de la nada, esa habilidad es solo el resultado de otras de sus capacidades: los emprendedores exitosos desarrollan una visión de lo que quieren y la llevan a cabo.

Nunca como en este tiempo los emprendedores han recibido tanta atención…¡en hora buena!

Emprendedores

Emprendedores – Image by Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires via Flickr

Ninguna pequeña empresa es algo en sí misma, sino que es parte de algo mayor.  Para los emprendedores, los pasos para crear una empresa son obvios porque pertenecen a un plan mayor que han aprendido a desarrollar. Ahora, si bien es cierto que hay algunas personas que tienen una facilidad natural para convertirse en emprendedores exitosos, todos podemos convertirnos en emprendedores.

En realidad, el emprendedurismo es parte inherente de los seres humanos; una de las razones por las que somos la especie más desarrollada sobre la tierra.   Pero sacar el emprendedor que llevamos dentro requiere esfuerzo.  Que lo requiera es natural.  No se puede disfrutar ningún beneficio sin pagar un precio.

El precio que se paga es el costo del desarrollo personal. La superación personal y autoestima son actitudes y habilidades fundamentales para ser emprendedor. No se puede escribir un plan de negocios sin saber qué tipo de negocio se quiere; no se puede saber qué tipo de negocio se quiere si no sabemos quiénes somos, qué queremos y sobretodo por qué lo queremos.  Los emprendedores lo saben y pagan el precio sin pensarlo dos veces.