La crianza de aves rentable, ¿es un emprendimiento de pura crueldad?

crianza de aves

crianza de aves

Ha pasado mucho tiempo desde que la crianza de aves de corral trataba a estos animales casi mascotas que estaban en condición de semi libertad.  Por desgracia, en esta era de la producción masiva para recoger la mayor rentabilidad, el bienestar animal pasa a segundo plano muy frecuentemente.  Ante esta perspectiva, el reto de ser emprendedor es alto.  ¿Cómo usted, como emprendedor, formaría negocios innovadores en la industria de la avicultura?

Crianza de aves: innovar para eliminar la crueldad

Si me preguntan a mí, mi punto de vista es que si quiero invertir en un emprendimiento nuevo, lo quiero hacer de una manera en que el ambiente de mi trabajo sea genuinamente uno de ganar-ganar.  Esto significa que debo encontrar, innovar, mejorar, aquellos aspectos de la industria de crianza de aves que riñan con el bienestar animal y convertirlos en una ventaja comercial.  ¿Fácil, no?

No, no es fácil.  Para empezar, el propósito de todo negocio es tener dividendos.  ¿De qué valdría el esfuerzo si no fuera así?  Si voy a bajar mis ganancias por cuidar a los animales, entonces no vale la pena.

En efecto, esa es una cuestión a considerar.  Pero ¿quiere usted realmente vivir a costa de acelerar el crecimiento de las aves y sobrealimentarlas al punto de causarles deformidades en sus extremidades?  Los aspectos éticos son siempre importantes de considerar en cualquier negocio, especialmente si pueden llevarme a ver mi negocio de crianza de aves cerrado por falta incumplir con leyes de bienestar animal.

Una vez más es evidente la importancia de hacer una buena investigación sobre la industria y el mercado en el que quiero emprender.  Una manera de enfrentar el reto es buscar las iniciativas más vanguardistas e implantarlas en mi propio emprendimiento.  Por ejemplo, la Comisión Europea ha propuesto una normativa que garantice que la crianza de aves de corral se ocupe del bienestar animal.  Eso implica limitar la cantidad de los animales por metro cuadrado y exigencias en la ventilación, ruido o luz, por ejemplo.

Una proactividad de este calibre, aunque no se requerida en mi país, puede convertirse en una importante ventaja comercial si la se publicitar.  Podría merecerme una medalla por buenas prácticas y eso sería una publicidad gratuita muy bien recibida.  Lo más importante es que mi emprendimiento sería digno de mi, de mi superación personal y autoestima.  Si a esto le agrego las habilidades más básicas que un emprendedor debe tener para administrar su negocio, aprender a vender y aprender cómo llevar la contabilidad, entonces las probabilidades de éxito mejoran… nada funciona sin un buen plan de negocios para la crianza de aves.